Movistar suprimirá las permanencias en tarifas, venderá móviles libres y anuncia 4G

MovistarRevolución. Así podríamos definir la estrategia llevada a cabo esta semana por la principal operadora móvil de España, Movistar.

Debido a la situación de crisis, y a la política que han llevado a cabo en los últimos años los operadores móviles virtuales, la operadora ha tomado cartas en el asunto, y ha anunciado que a partir de este mismo viernes eliminará la permanencia en sus contratos móviles, cambio que afecta a las tarifas móviles de contrato: Movistar Cero y Movistar Total.

En este sentido, hay que destacar que el cambio será tanto para nuevos clientes como para los ya existentes en la base de datos de la compañía, siempre que cumplan con el requisito de carecer de compromisos de permanencia por retención o bien haber utilizado el programa de puntos para adquirir un smartphone.

Por otro lado, la otra noticia a destacar que ha dado a conocer Luis Miguel Gilpérez, presidente de Telefónica en España, es el SIMLock, o lo que es lo mismo, la venta de móviles desbloqueados que permitirá utilizar el dispositivo con cualquier compañía de internet móvil.

Se trata de un reclamo por parte de los clientes desde hacía tiempo, y en palabras del directivo de la compañía, la estrategia está basada en la escucha al cliente, y atender sus necesidades y sugerencias.

También, se han dado más detalles sobre el despliegue de la red 4G. Lo llevará a cabo de Alcatel-Lucent además de Ericsson, que serán las encargadas de habilitar más de 2.000 nodos antes del 31 de diciembre, abarcando así 63 municipios de 19 provincias. La velocidad será de hasta 75 Mbps de bajada y 25 de subida.

Movistar ha movido fichas bastante importantes en las últimas semanas. Han puesto punto y final a su programa de puntos, pero en su lugar han lanzado “Por ser de Movistar”, que consiste en ofrecer a sus clientes una serie de descuentos en las principales tiendas y comercios de los diferentes puntos de la geografía española.

Además, la “compañía azul” comenzó a trasladar sus callcenters de Sudamérica a España, atendiendo a clientes desde nuestro país, en un proporción actual de entorno al 70%.