Un iPhone 4 o un Blackberry para los diputados españoles

Pocas semanas después de que el Parlamento europeo causara una fuerte polémica al conocerse que estaba estudiando proporcionar un iPad a sus 736 miembros, el Congreso de los Diputados admite que está actualmente en fase de renegociación de su contrato con Movistar para sustituir las agendas electrónicas de los 350 diputados de la cámara por un iPhone 4 o un Blackberry, a elección del destinatario. En estos momentos es la Junta de Informática del Congreso la que está encargando de evaluando la adaptación y seguridad de ambos dispositivos a las necesidades de los diputados.

Desde el Congreso se asegura que esta renovación no traerá aparejado ningún sobrecoste para la institución, ya que se enmarca dentro del contrato global de mantenimiento que el Congreso tiene con Movistar por un total para todos los servicios de 400.000 euros al año.

El iPhone, que saldrá al mercado español en julio, tendrá un precio de 160 euros para su versión de 16 GB y de 250 para la de 32 GB, y puede ser calificado casi como un miniordenador, ya que permite videollamadas gracias a su cámara frontal extra y tiene una pantalla mucho más nítida, siendo su punto fuerte la capacidad de llevar a cabo funciones multitarea sin que la velocidad del dispositivo se resienta.

Muchos de los diputados aún utilizan el móvil- PDA que les proporcionó el Congreso en junio del 2006. Se trata de un Qtek 9100, que en aquella época tenía un coste en el mercado de 485 euros. Además, los diputados también recibieron otro móvil PDA de HTC en el año 2008, al inicio de la presente legislatura. Este tipo de dispositivos, que permiten la firma electrónica, facilitan que los diputados puedan presentar cualquier iniciativa parlamentaria sin importar el lugar físico en el que se encuentren.