Tim Berners-Lee expone sus miedos ante Internet Móvil

Tim Berners-Lee, padre de la World Wide Web, aprovechó el último Nokia World para dar su opinión sobre Internet móvil y sus retos para el futuro. Le preocupan especialmente cuatro cuestiones y no duda en aportar posibles soluciones para ellas, apostando por un Internet futuro libre y global.

Su primera petición fue a los desarrolladores, para que ayuden al crecimiento de la red mediante la creación de aplicaciones que sean compatibles con todos los dispositivos, incluso los que todavía no han sido inventados.

El primer punto de su discurso hizo referencia al problema de la privacidad. El reto en este caso es conseguir que el usuario de Internet móvil pueda compartir su localización y que, de una forma sencilla de entender, sepa en qué momento está compartiendo información crítica, quién puede acceder a qué datos y cuánto control ejerce sobre dicha información, todo ello sin interferir en la experiencia del usuario.

Este es un aspecto en el que no se ha trabajado aún y cuya solución, según Berners-Lee, pasa por una reeducación sobre la privacidad. En este sentido opina que en el futuro cambiaremos nuestro punto de vista al respecto.

La siguiente cuestión es la responsabilidad de las compañías con respecto a los datos personales y privados de los usuarios, creando sistemas que los traten de forma respetuosa. Este es un claro problema en la actualidad para las compañías, que aún no han logrado conseguir una solución definitiva.

El tercer punto es uno de los que más apasiona a Berners-Lee: la neutralidad de la red. Postula la creación de una marco regulatorio que evite que alguien pueda priorizar el acceso a contenidos o la velocidad por motivos comerciales o de cualquier otro tipo, justo la dirección contraria en la que se muevo la Unión Europea. De hecho, acusa a las empresas de ser las principales interesadas en acabar con ese concepto. Por ello advierte de que la pérdida de la neutralidad supondría el fin de Internet tal y como lo conocemos.

En el cuarto y último punto de su exposición Berners-Lee hace referencia a la globalidad, ya que actualmente hay un 80% de la humanidad sin acceso a Internet, o que no se conecta. Para estudiar el problema ha creado el proyecto webfoundation.org.

El problema no es de cobertura de Internet Móvil, ya que el 80% de la población mundial reside en zonas con red disponible, sino de coste. De hecho, muchos consumidores no pueden permitirse pagar una tarifa de datos y tienen que limitar el uso del móvil al envío de SMS. Es por ello que reclama el lanzamiento de planes más baratos para que la gente se anime a probar Internet Móvil. Una vez dado el paso, ellos mismo se pasarían a otras tarifas de mayor nivel.

En cuanto a la geolocalización, Berners-Lee, opina que es uno de los mayores avances de esta tecnología en fechas recientes, pero considera que se trata solo de un primer paso. Para el futuro augura que los dispositivos móviles no solamente sabrán dónde nos encontramos, sino que contendrán información relativa a nuestro estado de salud o incluso de nuestro nivel de excitación mediante la medición del ritmo cardiaco.