Once cosas que nos molestan de la Web móvil, y cómo lidiar con ellas

Puede que el futuro de Internet esté en el móvil, pero de momento la navegación a través de este sistema no corrige ninguno de los peores vicios a los que no enfrentamos cuando lo hacemos desde nuestro PC.

No solo eso, sino que muchas páginas se obstinan en proporcionar versiones móviles mediante el envío de pequeños fragmentos a los smartphones, cuando lo que los usuarios desean es tener acceso a la totalidad de la web. Sin embargo, la navegación mediante móvil es demasiado reciente como para que la mayoría de las páginas, orientadas a su visualización en el PC y llenas de anuncios emergentes, se hayan adaptado todavía.

La Web móvil es cada vez más usada gracias a la llegada de nuevos teléfonos inteligentes como los iPhone, los Android o los Blackberry. Según una investigación de Nielsen Company, solo en EEUU el número de personas que accede a Internet a través de su smartphone se ha incrementado en un 36% en el último año, pasando de los 56 millones alcanzados en julio de 2009 a los 76 millones de julio de 2010.

Este estudio no hace referencia, sin embargo, a la calidad lograda por la Web móvil, aunque de momento hay indicadores que permiten sospechar que continua siendo una experiencia poco satisfactoria para muchos de los internautas.

Webs inválidas

Aunque los dispositivos móviles tengan un tamaño pequeño, eso no quiere decir que los usuarios estén buscando una versión reducida de Internet. Si esto es así, no se entiende por qué muchos sitios web hacen desaparecer opciones que sí están disponibles para las versiones de PC. Pongamos por ejemplo la ESPN, la cual no permite leer la segunda página, conseguir titulares personalizados ni ver fotos si accedemos con nuestro smartphone. Otro impedimento más: el sitio móvil normal de cada blog usa el WordPress, y no permite el visionado de fotos, número de comentarios o historias completas desde la página principal.

La solución pasa por buscar la forma de acceder a la web completa desde algún enlace a pie de página. Si no es posible esto, la alternativa es usar un navegador que se identifique como si fuera el de nuestro PC normal. El Atomic Web Browser para iPhone nos da la opción de identificar nuestro navegador como Internet Explorer, Firefox o Safari para ordenador. Podemos hacer lo mismo con el Dolphin Browser para Android. Así no seremos reconducidos a la página web para móvil.

Ventanas del navegador

Tanto las páginas web como los navegadores para móvil dan por hecho que los usuarios están dispuestos a cambiar funcionalidad por más espacio en la pantalla, por lo que los navegadores por defecto para Android y iPhone usan ventanas en lugar de pestañas. Cambiar de ventana o abrir una nueva es una actividad que nos distrae de lo que estamos haciendo.

La solución es que instalemos otro navegador: por ejemplo, el Atomic Web Browser o el iCab Mobile para iPhone, y el Dolphin Browser para Android nos permiten navegar con pestañas. Otra opción es el Opera Mini.

Los anuncios emergentes integrados

Son aún más molestos que las ventanas emergentes porque se integran en la propia página, algo especialmente molesto para los teléfonos móviles, donde hacer clic en la “X” puede ser todo un reto.

La solución es bloquear los anuncios. Tanto el Atomic Web Browser como el Dolphin Browser tienen complementos que nos facilitan esta tarea.

Rellenar formularios

Tener que rellenar formulares puede ser una tarea bastante irritante en el PC, pero en mucho peor si debemos hacerlo con teclados pequeños, tanto si son físicos como virtuales.

La versión móvil de Safari para iPhone nos permite activar la casilla de rellenado automático de formularios, y también sincronizarla con la información de contactos. El programa LastPass recuerda contraseñas e información de formularios por 12$ al año. El Opera Mini no rellena los formularios automáticamente, pero permite guardar las contraseñas.

El suplicio de la redirección

Muchas veces hacemos clic en un enlace que parece conducir a un artículo interesante, pero inmediatamente somos redireccionados a la versión móvil de la página que deseábamos ver.

La solución está en intentar usar los archivos del sitio web o la función de búsqueda (si no la tenemos deshabilitada). Otra alternativa es enviarnos el enlace al PC para verlo más adelante.

El suplicio de la redirección II

Una vez que hemos sido redireccionados a la página web móvil, nos enfrentamos al inconveniente de que si damos marcha atrás, volvemos a ser redireccionados al mismo sitio, lo que efectivamente nos impide volver a la página en la que nos hallábamos.

La primera alternativa para es pulsar el botón atrás varias veces hasta conseguir regresar. Si esto no funciona, tendremos que mirar en nuestro historial de navegación para localizar la página previa.

Los clics accidentales

Un problema de las pantallas táctiles es que muchas veces hacemos clic cuando lo que estamos intentando hacer es arrastrar algo, o a la inversa.

Para esto no hay más solución que la práctica. Es recomendable hacer desplazamientos más largos en lugar de toquecitos rápidos que pueden ser interpretados como un clic.

Páginas no aptas para aplicaciones

Algunos sitios web insisten en publicitar sus aplicaciones nativas para iPhone o Android cada vez que lo visitamos. Esto ocurre en Digg, Village Voice y Yelp, por poner solo algunos ejemplos.

La solución consiste en pulsar el botón de cerrar en el que aparece el mensaje, aunque nos lleve tiempo. También podemos hacer patente nuestro desagrado visitando a la competencia, pero lo cierto es que cambiar Yelp por Google Places por ese motivo no es algo muy razonable.

Continuar donde nos habíamos quedado

Es muy fácil seguir trabajando con las páginas y ventanas que hemos dejado abiertas en nuestro PC. Sin embargo, todas las webs que estuviéramos leyendo o tuviéramos previsto leer desaparecen cuando navegamos a través el móvil.

El servicio Xmarks permite que enviemos las páginas que tenemos abiertas en nuestro PC al dispositivo móvil. La aplicación está disponible por 1$ para el iPhone y se espera que la versión para el Android salga muy pronto.

El problema del Flash

Salvo los Android que usan Froyo OS móvil (versión 2.2), la mayoría de los móviles no son capaces de mostrar el contenido Flash, que aparece como un recuadro vacío. Sin ir más lejos, no disfrutamos de las mismas funcionalidades de Youtube en el móvil.

La solución para los usuarios de iPhone consiste en usar el LogMeIn Ignotion por 30 $, para enviar contenido desde el propio ordenador, junto con el contenido Flash. Otra opción es usar el Cloud Browse, una aplicación que nos proporciona un navegador que sí es compatible con el formato Flash a través de su propio servidor.

Los sitios fantasma

Un problema irritante es el de los sitios fantasma, que existe tanto en la Web móvil con en la Web para PC. Es algo que nos puede ocurrir cuando el link hacia una versión móvil del sitio que no puede reenviarnos al punto de partida. No es algo que suceda muy frecuentemente, pero es bastante engorroso.

La solución consiste en usar un navegador web completo y realizar una búsqueda dentro del propio dominio del sitio (por ejemplo, site: domain.com *frase o palabra de búsqueda*, válida para Google). Esto puede resucitar la página.