Nokia quiere seguir en la carrera de los smartphones

Los datos de la bolsa son irrefutables: Nokia ha perdido un 20% de su valor mientras que Apple ha ganado un 25%. La compañía finlandesa ha encontrado una gran competencia en el iPhone de la propia Apple, los móviles con sistema operativo Android de Google, las Blackberrys de RIM en el sector de los teléfonos inteligentes, que es precisamente el que mayor rentabilidad ofrece a las compañías.

Ante el desembarco del iPhone 4 y el éxito aparentemente imparable de los móviles Android de HTC, Motorola y Samsung, la empresa ha puestos sus esperanzas en el Nokia N8, que será lanzado este mismo otoño.

Sin embargo, los analistas ven bastante difícil que Nokia vuelva a su anterior lugar preponderante con este nuevo modelo. Aunque la compañía sigue liderando el mercado mundial de telefonía móvil en general con un 33% de cuota de mercado, no para de perder terreno en el negocio de los smartphones, que es el más rentable de todos.

Apple ha conseguido atraer al público juvenil y ha creado nuevas necesidades para los usuarios, mientras que Blackberry ha conseguido llevarse el gato al agua en el sector empresarial, un nicho que estaba dominado anteriormente por Nokia, y ahora pretende entrar también en el residencial. La compañía finlandesa, por el contrario, se ha limitado a mejorar las capacidades de sus dispositivos y no ha sabido llegar a un público objetivo concreto.

EL iPhone es sin duda el teléfono que ha marcado un punto de inflexión, cambiando las reglas del juego y el concepto que hasta ahora existía de tecnología móvil. La fuerza de Apple no reside solo en su número de ventas, de por sí elevadas, sino en su elevado ingreso por unidad. Nokia vende un total de 24 millones de terminales y gana 143 € por smartphone, mientras que Apple vende 8,4 millones pero gana 400 € por unidad. La diferencia en cuanto a rentabilidad es clara.

Fuentes de Nokia afirman que son conscientes de estar pasando por un periodo de transición a pesar del mantener el 41% del mercado de teléfonos inteligentes. Con el Nokia N8, que usa el sistema operativo Symbian característico de la empresa, pretenden volver al liderato del mercado de smartphones.

Ante la falta de capacidad competitiva de Nokia en el sector de gama alta se desataron rumores como el de la posible destitución de su actual consejero delegado, Olli-Pekka Kallasvuo. En el segundo trimestre de esta año, Apple ha crecido un 61% mientras que Nokia ha conseguido un beneficio neto de 227 millones de euros, lo que supone un 40% menos que en el mismo periodo del año pasado. También ha perdido valor de marca hasta en un 33%, según el Daily Finance.

Muchos expertos opinan que Nokia debería relegar su propio sistema operativo, el Symbian, y utilizar Android en sus smartphones para recuperar el terreno perdido, pero la compañía no se ha mostrado dispuesta a hacerlo. Nokia no quiere perder la fuente de ingresos que supone su tienda de aplicaciones para Symbian. Aún así, los analistas opinan que Symbian no está a la altura de la competencia.

Karl Goharrizl opina que también hay un problema de diseño, un campo en el que, según él, Nokia tampoco ha sabido reaccionar para enfrentarse a sus competidores. Otro aspecto a mejorar serían los acuerdos con las operadoras. Apple se ha posicionado en MoviStar y RIM en Vodafone, aunque Nokia esté presente en ambas operadoras en menor medida.

Los expertos, no obstante, creen que Nokia aún no debe darse por vencida en esta carrera, a pesar de haberse “roto una pierna”. Sin embargo, la compañía deberá mejorar el desempeño de sus ejecutivos, hacer un estudio de su público objetivo e idear un plan de futuro para los próximos 5 años sin quiere mantener el liderazgo.