Microsoft espera recuperar posiciones en el negocio móvil con el lanzamiento del Windows Phone 7

El nuevo sistema operativo para dispositivos móviles de Microsoft fue presentado en Nueva York por Steve Ballmer, en el que la compañía tiene puestas sus esperanzas para recuperar cuota de mercado en el sector de la telefonía móvil. Ballmer destacó las posibilidades de personalización que ofrece la nueva plataforma, que entrará a competir en el mercado en combinación con dispositivos de Samsung, LG, HTC y Dell.

Tan entusiasta ha sido el discurso de Ballmer, que no ha dudado en proclamar el inminente nacimiento de una “nueva especie” de móvil. La emoción y la expectativa son comprensibles sin tenemos en cuenta que los analistas consideran este lanzamiento como la última oportunidad de Microsoft para recuperar terreno frente a Apple, Google y RIM en el mercado de los smartphones.

El consejero delegado de Microsoft subrayó que la característica más importante del Windows Phone 7 no es lo que permite hacer a los usuarios, sino cómo lo podrán hacer. Por lo tanto, Microsoft ha decidido buscar un camino diferente centrándose en cómo quiere la gente usar su teléfono. El nuevo sistema operativo es, por supuesto, táctil, pero totalmente diferente de la versión anterior (el Windows Mobile 6.5). Permite que el usuario organice el contenido de su teléfono móvil (contenidos, aplicaciones y servicios) mediante ventanas lo que, según Ballmer, proporcionará una “experiencia única”.

Las ventanas principales serán las de vídeo y música, contactos (con redes sociales), juegos y aplicaciones de oficina, y aparecerán en una sola pantalla. Los usuarios también podrán hacer uso de conocidos productos y servicios de Microsoft, tales como el buscador Bing, la plataforma para juegos en línea Xbox Live, las aplicaciones ofimáticas del Office Mobile y el servicio de vídeo Zune, que llega por primera vez a España de la mano del WP7.

A pesar de todo esto, la compañía sabe que la pelea no va a ser fácil. Incluso Ballmer ha tenido que admitir que han “perdido una generación” en cuanto a sistemas operativos para móviles. De hecho, consultoras como Gartner proporcionan datos que demuestran la escasa relevancia de Microsoft en el sector de los teléfonos inteligentes.

En esta clasificación de sistemas operativos de Gartner aparece el Symbian de Nokia como líder con un 41% del mercado, seguido por el BlackBerry de RIM con un 18%, el Android de Google con un 14% y el iOS de Apple con el 14%. Windows obtiene solo un 5%, y el dato es aún más desastroso si lo comparamos con el 9% que ostentaba hace tan solo un años, frente al 2% de Android por las mismas fechas. Las previsiones son también muy poco halagüeñas. Gartner anticipa que en el 2014, fecha en la que se espera que el número de unidades móviles se triplique llegando a los 875 millones de unidades, Microsoft tendrá solamente el 4% del mercado, mientras que Symbian y Android serán líderes con un 30% cada uno. Apple tendrá un 15% y RIM un 12%.

A pesar de las previsiones, Ballmer a mostrado su confianza en el producto y sus posibilidades de éxito, el cual ha intentado asegurar buscando socios de gran calado en todo del mundo. El Windows Phone 7 estará disponible en 30 países el próximo otoño, siendo comercializado por las 75 principales operadoras de Europa, Norteamérica, Asia y Australia. Se pondrán a la venta 9 dispositivos distintos de la mano de Samsung, LG, Dell y HTC (este último lanzará cinco). Microsoft espera no volver a estrellarse como le ocurrió a principios de años con un móvil para jóvenes, el Kin, que tuvo que retirar a los dos meses de su lanzamiento.