Los autónomos y las PYMES españoles aún carecen de movilidad

Un reciente estudio de Everis saca a la luz que, si bien el 90% de las empresas y alrededor del 60% de los autónomos tienen contratada una banda ancha fija, sólo el 15 y el 8% de los mismos, respectivamente, disponen de banda ancha móvil. Esto evidencia que en España queda mucho por recorrer en cuanto a movilidad.

Otros datos de este estudio afirman que el 89,3% de las PYMES y el 82,5% de los empresarios han adoptado la telefonía móvil. Sin embargo, este aparente buen dato queda en entredicho si tenemos en cuenta que solo proporcionan móviles al 46 y el 42% de sus empleados, respectivamente.

Los datos en cuanto a comercio electrónico e Internet Móvil se pueden considerar muy malos, ya que solo el 20% de las pequeñas y medianas empresas y menos del 5% de los autónomos los utilizan en su negocio.

Dentro de estos datos poco alentadores sobre el uso de la movilidad y de los servicios y tecnologías disponibles, merecen una mención especial las PYMES madrileñas, que son las más interconectadas, junto con los autónomos barceloneses, que destacan en el uso de la movilidad.

Como ya hemos comentado, las PYMES y autónomos españoles prefieren la conexión a Internet mediante la banda ancha fija y, por lo tanto, la banda ancha móvil está teniendo, por el momento, muy poca penetración. El futuro no se presenta mucho más halagüeño si tomamos en consideración que 6 de cada 10 empresas y autónomos declaran que no tienen un “muy bajo” interés en contratar este tipo de servicio.

Como dato adicional cabe destacar la mayor satisfacción manifestada tanto por pequeños y medianos empresarios como por autónomos en cuanto al servicio que les prestan las operadoras frente a los datos de hace dos años. Este se debe a un buen funcionamiento del servicio, el precio y la existencia de contratos de permanencia, junto con la atención al cliente.

Son las PYMES de nueva creación, en todo caso, las que más valoran las tecnologías de la información y la comunicación (TIC). En contraste, la mayoría de los autónomos les concede una alta valoración sin que se aprecie prácticamente distinción por antigüedad.