Las operadoras españolas seguirán manteniendo su actual modelo de tarifas planas para Internet Móvil

Orange, Vodafone y Movistar no seguirán los pasos de las operadoras de otros países, que han hecho pública su intención de eliminar sus actuales planes de uso ilimitado, ya que consideran que sus actuales ofertas de tarifas planas están plenamente adaptadas al mercado interno del país y que no se pueden realizar equiparaciones entre la situación española en cuanto a conectividad móvil con la de otros mercados.

Desde Orange aseguran que su estrategia está claramente dirigida a popularizar la utilización de Internet móvil mediante la puesta a disposición de los consumidores de tarifas planas a precios accesibles, además de ofrecer a sus clientes smartphones a costos muy competitivos. La intención de la operadora es reestructurar su actual formato de tarifas planas para voz e Internet móvil, que pasaría de una sola opción a cuatro distintas, aunque en todas ellas se incluirá el uso ilimitado de Internet con un precio fijo que no dará sorpresas al usuario a la hora de pagar la factura.

En cuanto a Telefónica, fuentes de la empresa han declarado que consideran su oferta actual de tarifa plana como la que mejor se ajusta y adapta al mercado español en cuanto a sus particularidades, mientras que desde Vodafone recalcas la diferencia existente entre la situación española y la del resto de países.

Esto es así porque las operadoras españolas ya tienen limitaciones a la cantidad de descarga en sus tarifas planas. Cuando se supera el límite de MB o GB recogidos en la tarifa, la velocidad de navegación se ve reducida sensiblemente por lo que, siempre según fuentes del mercado, estaríamos ante un modelo más racional que permite un mejor dimensionamiento de la red.

Una situación completamente distinta a la de otros mercados, lo que ha provocado que la estadounidense AT6T y la británica O2 (filial de Telefónica), hayan decidido modificar sus tarifas de consumo ilimitado bien por la vía de limitar las descargas o por la vía de pago por consumo.

Según informaciones del diario “Expansión, el incremento de las descargas a través de Internet móvil está haciendo que las empresas se planteen recuperar su inversión cobrándoles a sus clientes, especialmente a los más intensivos, en función del uso que hagan de este servicio, aunque respetando la predictibilidad de las facturas. Se trataría de un completo a las tarifas planas, que continuarían en activo.