La revolución móvil cambia la vida de usuarios y empresas

Operadoras y fabricantes han elegido la conferencia “Cómo subirse a la revolución de la tecnología móvil” realizada por iProfesional.com para comentar sus opiniones acerca del sector del móvil, evaluando la situación actual y cuáles serán las siguientes plataformas en transformar la industria de la movilidad.

Una clara muestra de lo que está ocurriendo en este sector está en el comportamiento de los más jóvenes, que han sustituido el correo electrónico por redes sociales como Facebook o Twitter como medio de comunicación. Estos nuevos medios adquieren una nueva dinámica al asociarse al mundo móvil.

Esta revolución a la que aludía la conferencia tendrá varios protagonistas: los dispositivos, el software y las redes sociales y de comunicación.

Probablemente los actores más destacados sean los teléfonos inteligentes o smartphones, representados por móviles como el iPhone, el Blackberry, el Galaxy de Samsung, los Nokia de la serie N o los Motorola equipados con Android, el sistema operativo de Google.

Pablo Grasso, gerente regional de ventas a empresas de RIM, la compañía de Blackberry, ha dado a conocer una serie de estadísticas relevantes en este contexto:

Según las últimas estimaciones de la consultora IDC, se venderán un 11% más de móviles en 2010 que el año anterior, pasando de los 1.100 millones de unidades vendidas en el 2009 a los 1.300 millones. Más significativo aún es el dato de crecimiento de del mercado de los teléfonos inteligentes, que supondrá el 25% en 2013.

Por su parte, la consultora Strategic Analytics apunta que las ventas de smartphones a nivel mundial experimentaron un crecimiento de ventas que va desde los 7 millones de unidades en 2002 a los 146 millones en 2008 y los 178 millones en 2009. Se espera que este crecimiento continúe alcanzando los 442 millones en 2014.

Mike Abramsky, analista de RBC Capital Markets, afirma de forma categórica que el mercado de los smartphones es enorme y próspero, además de estar subexplotado.

De hecho, se estima que en 2011 la venta de teléfonos inteligentes superará a la de ordenadores (400 millones al año), y supondrán alrededor de un 15% del mercado de dispositivos móviles.

Los datos de Morgan Stanley corroboran estas previsiones: durante 2012 las ventas de teléfonos inteligentes superará por primera vez las de PCs y portátiles combinadas. La distancia aumentaría en 2013, momento en el que las ventas de smartphones superarían los 600 millones de unidades.

Uno de los factores que explicaría el incremento imparable de las ventas de móviles avanzados sería la bajada de precios, que logrará hacerlos más accesibles. No tenemos más que comparar el precio de los primeros móviles inteligentes, que rondaban los 1.000 $, con su precio actual, que se sitúa en unos 400 $, y que no deja de bajar.

Pero, ¿qué diferencia a un smartphone de un móvil convencional? Según el ejecutivo de RIM, hemos pasado de considerar al teléfono móvil como un dispositivo centrado en servicios de voz con una agenda, a pensar en él como en un ordenador portátil enfocado al tráfico y almacenamiento de datos que, además, cuenta con funciones de comunicación de voz.

Grasso expone de esta forma las características básicas de los smarthpones: se trata de dispositivos móviles con baterías de larga duración y conectividad inalámbrica de alto rendimiento. Tienen además funciones multimedia y de mensajería, así como aplicaciones parecidas a las que se pueden instalar en un ordenador. Proporcionan una experiencia de navegación HTML completa y disponen o son compatibles con varios tipos de accesorios, además de con herramientas que permiten desarrollar tareas específicas como los servicios en campo. Su cobertura de red es compatible con distintos operadores a nivel internacional y cuentan con altavoz, micrófono y Bluetooth. Destacan por su durabilidad.

A todas estas características, Germán Greco, director regional de producto de Motorola, añade otra serie de detalles: pantalla grande con alta resolución, sistema operativo abierto, capacidad de actualización inalámbrica, capacidad multitasking y descarga de software a través de un ecosistema.

Desde el momento en el que el teléfono móvil cuenta con capacidades similares a las del ordenador empiezan a aparecer nuevos servicios que en el pasado eran exclusivos del PC.

Juan Dell’Era, gerente de ventas B2B de Nokia para Latinoamérica, opina que el sector del móvil es estratégico para llevar a cabo servicios que en principio son de naturaleza fija, como Internet, marketing, medios de pago o aplicaciones de negocios.

En este sentido, los teléfonos inteligentes son un medio para el acceso estratégico a iniciativas como la “cloud computing” o computación en nube y el SaaS o software como servicio.

Hace solo dos años, los sistemas operativos eran algo que solo se tenía en cuenta al hablar de ordenadores o servidores. Nadie le daba importancia a que los teléfonos móviles también tuvieran uno. Sin embargo, a día de hoy, el sistema operativo es determinante en muchos casos a la hora de elegir un móvil.

De discutir sobre Windows, Linux y Macintosh en los ordenadores se ha pasado a hablar de iPhone (Apple), Symbian (Nokia), BlackBerry (RIM) y Android (Google).

El aumento de la velocidad y capacidad de las redes de las operadoras es otro factor vital para el avance de la revolución móvil. Los usuarios tienen en la mano un dispositivo con capacidades propias de un ordenador y con una velocidad de acceso a Internet móvil bastante aceptable (dependiendo de la cobertura), por lo que los usuarios cada vez se ven más tentados a profundizar en su inmersión dentro de las redes sociales y el consumo de contenidos, lo cual supone una gran oportunidad para operadoras y fabricantes.

Scheinsohn, de Claro, nos proporciona datos de Latinoamérica en cuanto a contenidos para móvil, que duplicaron su volumen con respecto al año anterior. Podemos hablar de un mercado de 100 millones de dólares al año solo en Argentina, que además está experimentando un gran aumento de la demanda, con un índice de crecimiento que supera el 200%.

Según un estudio de la consultora Frost & Sullivan, en esta región del mundo hay 70 millones de personas que consumen contenidos móviles, generando un negocio de 2.000 millones de dólares al año. Las estimaciones para 2014 elevan la cifra a 160 millones de usuarios.

En cuanto a la distribución de estos ingresos, las suscripciones y servicios de alerta para noticias o música se sitúan en primera posición con un 50% de los mismos, seguidos por las descargas de música móvil y juegos móviles. Para el futuro, Scheinsohn apuesta por los contenidos multimedia y los servicios de vídeo móvil bajo demanda.

En la actualidad, sin embargo, el mayor atractivo para los usuarios está en las redes sociales, encabezadas por Facebook y Twitter.

Según la consultora comScore, el acceso a estas redes desde los móviles aumentó en un 240% entre abril de 2009 y el mismo mes de 2010. El acceso se lleva a cabo mediante aplicaciones específicas, navegadores, SMS o email. Los usuarios pueden ver las noticias de sus contactos y generar sus propios contenidos.

El consumo de noticias desde el móvil experimentó un crecimiento del 124% durante el mismo lapso de tiempo, seguido por las noticias deportivas y la banca online, con aumentos del 113%, y la información meteorológica, con un 111%.

Hay que tener en cuenta que en Argentina todavía no ha entrado con fuera la nueva etapa de la revolución móvil: la geolocalización, es decir, la unión de las redes sociales con las aplicaciones que permiten al usuario dar detalles sobre su localización geográfica. Un ejemplo de este tipo de redes es Foursquare, que hasta ofrece promociones o cupones de descuento cuando un usuario registra su entrada a un local.

El impacto de Internet móvil también es está dejando sentir en las empresas y las administraciones públicas. Según datos aportados por Grasso, el paso a la movilidad se traduce en un más ahorro, productividad y eficiencia para las empresas.

Las cifras hablan por si solas:

-El 94% de los usuarios consiguió gestionar mejor la bandeja de entrada del correo electrónico.
-El 93% logró convertir tiempo improductivo en productivo
-Se recuperó un promedio de 63 minutos diarios, lo que equivale a 250 horas anuales.
-La amortización de las soluciones móviles se produce en menos de cinco meses.
-El aumento medio en la eficiencia del equipo de trabajo fue del 38%.

El ejecutivo de RIM explicó el proceso de transformación de la empresa tras la introducción de la movilidad:

Fase 1: colaboración y mensajería mediante servicios de voz y correo móvil.

Fase 2: acceso y productividad del negocio, gracias a la posibilidad de entrar a Intranet (la red interna de la empresa), al sistema de administración de formularios, documentos y recopilación de datos.

Fase 3: una nueva manera de hacer negocio gracias a la movilidad. Un ejemplo de ello sería el flujo de trabajo y aprobaciones, la automatización de la fuerza de ventas o la disponibilidad de aplicaciones específicas para una determinada industria o línea de negocio.

La advertencia de Grasso, no obstante, consiste en la necesidad de llegar a un equilibrio que sobrepasa el plano tecnológico. Se trata de conseguir que los usuarios sientan que están siendo más productivos al usar aplicaciones específicas que no solo repercutan positivamente en los beneficios empresariales, sino que posibiliten la conciliación de la vida personal y laboral. Todo ello, se entiende, sin perjudicar la seguridad, el control de los costes y el cumplimiento de las regulaciones.