Google VoIP ya está operativo, pero aún tiene algunas cartas en la manga

Tras meses de rumores, el largamente esperado Google VoIP ha llegado. Los resultados podrían parecer algo menos excitantes de lo esperado. En un solo paso, Google se ha limitado a añadir una nueva función, un enlace en el que hacer clic, dentro de su exitosa plataforma de Gmail. El cambio añade una mucho funcionalidad mayor de lo que la indica la apariencia superficial, lanzando esencialmente el Google Voice para todos los usuarios de la plataforma Gmail y colocando el VoIP en los escritorios de cientos de millones de usuarios de Gmail, según las propias palabras de Todd Jackson, directivo de Gmail.

Aparte de hacer VoIP sinónimo de Google en el vocabulario tecnológico actual, aún faltan algunas partes de la solución. Para empezar, el negocio VoIP que sabemos que aparecerá pronto aún no ha llegado. Google ha dicho que el negocio VoIP aún no está preparado pero que están interesados en ofrecer ese servicio en el futuro. Durante las pasadas semanas, numerosos expertos han estado hablando sobre la estrategia de dominación de Google en el campo UCC. Los pequeños negocios que ya están usando Google por su email y sus aplicaciones de oficina seguro que están salivando ante la opción de acabar con las facturas telefónicas algún día.

Además, el segmento móvil de esta nueva oferta de VoIP tampoco está listo todavía para llegar a su máximo potencial. Con su sistema operativo Android acercándose a la ubicuidad en el sector – totalmente conectado con las cuentas de Gmail – es bastante posible que con otro pequeño paso en el software, Google pueda dominar también el mundo del VoIP móvil de la noche a la mañana.

Si se comprueba que el servicio es tan valioso como lo es Gmail para los usuarios, la necesidad de otro producto VoIP para ordenador y móvil podría quedar eliminada. Semejante lanzamiento sería una amenaza enorme para el software de compañías basado en VoIP, que ya han invertido tiempo y energía en sus servicios. La base de usuarios de Google se solaparía con las suyas, lo que significa que estas compañías necesitarían demostrar que su servicio es mejor, más barato, más privado y, en otras palabras, más innovador, que el automáticamente instalado por Google.

Será interesante ver cómo los consumidores adoptan este nuevo servicio y el terremoto que se puede desencadenar en el sector VoIP.